Entre bambalinas

Nuestra responsabilidad

Cientos de trabajadoras y trabajadores en nuestras plantas de producción ubicadas en diferentes países del mundo confeccionan, día tras día, artículos de ajuste óptimo, con un elevado nivel de comodidad y de primerísima calidad para Anita y ROSA FAIA. ¡Es un trabajo duro y exigente, pero también honorable!

Por consiguiente, es nuestra obligación asumir la responsabilidad y actuar para que los puestos de trabajo y las condiciones laborales de nuestros empleados sean adecuados, se lo debemos. Especialmente en nuestras plantas de Tailandia y la Unión de Myanmar.


  

Las condiciones laborales in situ

El pronunciado respeto ante los empleados de ANITA forma parte del estilo de vida y la filosofía corporativa del propietario Georg Weber-Unger.

Esta filosofía se aplica tanto a nuestras plantas de producción en Portugal y la República Checa como a las líneas de producción ubicadas en Tailandia y la Unión de Myanmar. Puestos de trabajo limpios, luminosos e higiénicos con un equipamiento moderno y condiciones climáticas adecuadas son para nosotros lo más normal del mundo. Igual que la asistencia médica y el apoyo de nuestros empleados en caso de enfermedad.

  

Un tema especialmente importante para el señor Weber-Unger es ofrecer comida saludable a nuestros empleados. ¡La calidad y el valor nutritivo de la comida es parte de la responsabilidad del jefe!

En todas nuestras producciones se trabaja de forma regulada. Existen periodos de descanso acordados y modelos de vacaciones justos, los fines de semana y días festivos no se trabaja, esto es algo realmente único en Asia.

Además ofrecemos a nuestros trabajadores formas de transporte reguladas y fáciles de acoger: nuestras plantas se encuentran todas en "paisajes maravillosos", en "plena naturaleza" y fuera de los típicos polígonos industriales.

Hágase una idea de las condiciones laborales en nuestras plantas de Tailandia y la Unión de Myanmar: ¡eche un vistazo entre bastidores!