Manufactura

ANITA ofrece todo, a parte de pequeñas excepciones, de una mano: desde el primer boceto hasta el producto final - ¡producimos todo nosotros mismos! Aunque con el transcurso del tiempo nos hemos convertido en una grande empresa global, muchas cosas siguen siendo como en un taller, en un verdadero taller artesano.

La producción de un sujetador o traje de baño de Anita requiere mucho tiempo y trabajo. Se precisan docenas de pasos de trabajo y mucha mano de obra para convertir las piezas cortadas en un cómodo artículo de Anita que sienta de maravilla.

El principio lo forma una mera idea - el resultado final es un producto ideal

Idea

Las diseñadoras de ANITA se inspiran durante sus visitas a ferias, hojeando muestras o durante sus viajes, pero también partiendo de las sugerencias y los deseos de cientos de clientas. También emplean los libros de tendencias provenientes de Francia, Italia o EE.UU. De estas inspiraciones nacen los primeros "mood boards", es decir un panel con todas las ideas que inspiran la próxima colección. Además se eligen los colores de la temporada, en el caso de lencería siempre tan halagadores como una capa de maquillaje.





Boceto

Una vez fijado el marco de la colección, sigue el diseño de las diferentes líneas, series y artículos. En el caso de ANITA, la futura portadora del sujetador y el ajuste óptimo incluso en copas o tallas grandes, ya se tienen en cuenta en la fase de concepción. Estos aspectos ya son decisivos para la elección de los materiales, pero, también, en lo referente a los cortes elegidos. ¡Esta es la única forma de crear artículos únicos en lo que se refiere al ajuste y el nivel de comodidad!


Creación de los patrones

Después de haber decidido qué artículos y series forman parte de la colección, se pasa a crear un patrón para cada talla y copa. En función del artículo podemos estar hablando de hasta 50 patrones diferentes. Algunas empresas se facilitan el trabajo y van "graduando", es decir que parten de un patrón base para, p. ej., la talla 75 C y van añadiendo cierto número de milímetros según van aumentando de talla. ¡Esto es más fácil, pero el ajuste puede ser pésimo! Nosotros creamos un patrón individual para cada talla y dimensión de copa para poder ofrecer así un artículo optimizado. Nuestros creadores de patrones realizan innumerables pruebas en el ordenador y con mujeres de carne y hueso hasta lograr un ajuste óptimo.


Pruebas

Se realizan pruebas de ajuste con diferentes probadoras y modelos y todos los modelos de Anita se tienen que someter al día a día cotidiano. Esto no es nada fácil, igual que todas la mujeres son diferentes, nuestras probadoras y modelos también lo son. ¡La talla puede variar después de unas exhaustivas vacaciones! Por consiguiente, medimos y corregimos miles de veces, pero, si la meta es alcanzar el mejor ajuste, esto tiene que ser así.


Patrón y corte

Una vez que el artículo de Anita haya superado satisfactoriamente todos los test y pruebas, se da paso a su producción. En un primer paso se tiene que elaborar el patrón. ¡Esto es parecido a la preparación de las pastas navideñas! Se colocan varias capas del tejido sobre una mesa enorme para recortar las diferentes piezas necesarias, la copa, la espalda, la trabilla, los tirantes, etc



Sastrería

Nuestras costureras de los diferentes rincones del mundo convierten las piezas en un auténtico sujetador. Con su saber hacer artesano y la vasta experiencia de muchos años se ocupan de que el sujetador cuente con corchetes para abrir y cerrar, los alambres de los aros estén ocultos debajo de la vaina y que el recorte de las axilas esté ribeteado. ¡Paso a paso van creando el sujetador o traje de baño!

Control final

Antes de que los productos salgan de nuestras instalaciones, sometemos todos los productos de Anita y ROSA FAIA a un exhaustivo control final. Nuestras experimentadas empleadas controlan cada artículo y comprueban el material, las costuras y las medidas exactas. De esta manera le garantizamos un artículo fiable y excelente que le acompañará por mucho tiempo.

Transporte/Almacén

El camino de todo artículo creado en nuestras plantas de producción es de vuelta a Kufstein, Austria, y a nuestro centro logístico. Aquí esperan unos 1,2 millones de artículos de corsetería y moda de baño en diferentes tallas y copas a su posterior envío a nuestros distribuidores comerciales en todo el mundo. Suele tarda solo uno o dos días hasta que el artículo deseado llegue al comercio especializado y, finalmente, a sus manos.