Búsqueda de producto

Buena Calidad de Vida

Una vez más, nuestros amigos de la Revista Introversión vuelven a hacerse eco de los beneficios de nuestros sujetadores postoperatorios y de nuestro esfuerzo como marca, por colaborar con entidades como la Sociedad de Senología y Patología Mamaria (SESPM) para continuar con la investigación dedicada a mejorar la vida de todas aquellas mujeres que han sufrido un cáncer de mama. A continuación reproducimos su contenido, que también puedes consultar aquí.

 

Ante un cáncer, lo importante es el éxito en el abordaje terapéutico, pero eso también incluye lograr una buena calidad de vida para la persona que lo ha padecido. En esta ocasión hablamos de un estudio científico que demuestra cómo la órtesis 1194 de la marca Anita Care, mejora el postoperatorio y el bienestar de las pacientes de cáncer de mama frente a otros sistemas tradicionales.

El cáncer de mama es una enfermedad con alta tasa de supervivencia, pero es cierto que puede conllevar efectos secundarios que repercuten en la calidad de vida de las pacientes. La investigación sobre esta patología ha dado lugar a grandes avances, pero si bien la prioridad ha sido salvar vidas, la ciencia médica no siempre ha conseguido el máximo bienestar de las personas intervenidas. Tras la cirugía conservadora de cáncer de mama, que persigue el control de la enfermedad con la menor alteración anatómica y el mejor resultado estñetico posiblem la praxis tradicional es colocar a la paciente un vendaje de compresión.

Un estudio anterior evidenció que el uso de órtesis de compresión como el de Anita Care reducía las posibles complicaciones postoperatorias y a la vez mejoraba los resultados de la intervención. Ahora, otro estudio realizado por un equipo médico procedente de los hospitales Virgen de Valme (Sevilla), Virgen del Rocío (Sevilla), Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Pontevedra) y del Hospital Clinic (Barcelona), ha demostrado que las mujeres que utilizan órtesis de compresión sienten mayor bienestar, satisfacción estética, confort y, en definitiva, mejor calidad de vida frente a las que han sido tratadas mediante vendajes compresivos tradicionales.

El estudio, publicado en la Revista de la SESPM, fue realizado sobre 198 mujeres, distribuidas en dos grupos: el que había sido tratado con apósito y el que utilizó órtesis, y los resultados fueron significativos a favor de la órtesis. Las mujeres que la utilizaban valoraron mucho mejor su calidad de vida, así como la facilidad de uso del sistema, el bienestar y la satisfacción estética. Por último, la intensidad del dolor disminuyó también significativamente en el grupo de mujeres que empleó la órtesis de compresión.

El equipo científico expresó en sus conclusiones estas mejoras y consideró la órtesis como "una alternativa válida en la recuperación postoperatoria de las pacientes intervenidas de cirugía conservadora de cáncer de mama", es decir, que ha quedado demostrado que la órtesis puede sustituir el apósito clásico "para la mejora de la seguridad, calidad de vida y el bienestar de las pacientes".