Búsqueda de producto

Mejorando los postoperatorios

Nuestros amigos de la Revista Introversión, publicación especializada en moda íntima con contenidos de belleza, salud, bienestar y estilo de vida, se han hecho eco del estudio médico realizado por la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria (SESPM) sobre las ventajas del uso de un sujetador post operatorio en comparación con un apósito tras una operación conservadora de cáncer de mama.

En su edición número 51 aparece un preciso y explicativo artículo que ayudará a muchos a comprender mejor el objeto del estudio y sus conclusiones. A continuación lo reproducimos:

El cáncer de mama es, tras el de piel, el tumor maligno más frecuente en la mujer. Lo sufre el 29% de la población (65 de cada 100.000 mujeres), tiene una mortalidad del 15,5% y una prevalencia mayor enre los 45 y 70 años. Tal y como dice la Sociedad Española de Medicina Oncológica (SEOM), en el cáncer, cada paso es un gran avance. Las mejoras e el proceso postquirúrgico incrementan la calidad de vida de la paciente y suponen un valor añadido fundamental. Y este reportaje trata de ello.

Apósitos vs órtesis

De manera clásica, a la paciente, una vez intervenida, se le coloca un apósito o vendaje compresivo para la mama, extendido a la axila y los flancos del tórax. Este procedimiento busca cubrir la herida con fines asépticos y evitar determinadas complicaciones postoperatorias tales como hematomas, seroma (acumulación de grasa licuada, suero y linfa en cavidades virtuales residuales tras la cirugía), edema (hinchazón por acumulación de líquido en los tejidos o medio intersticial) y complicaciones cutáneas. También busca la disminución del dolor. "Sin embargo la utilización de apósitos compresivos no está exenta de complicaciones propias, relacionadas con la aparición de dolorosas flictenas cutáneas (vejigas o ampollas cutáneas), restrición de movilidad torácica, respiratoria y tendencia a la inmovilidad del brazo y establecimiento de enfermedad limitante a nivel del hombro", comenta el doctor León Carrillo, responsable del estudio.

Una órtesis, según la Organización Internacional de Normalización (ISO) es un dispositivo externo aplicado al cuerpo para modificar los aspectos funcionales o estructurales del sistema neuromuculoesquelético. Colocada en la mesa de operaciones, pretende fijar, moldear y comprimir la mama operada, con el fin de disminuir el dolor, evitar hematomas, reducir el edema postoperatorio al mejorar el retorno linfático, mejorar la estética y la forma anatómica de la mama, sujetándola mejor.

Resultados

El estudio médico realizado se llevó a cabo sobre 198 pacientes, distribuidos en dos grupos: 88 fueron mujeres tratadas tras la cirugía con apósitos compresivos y 99 salieron del quirófano vistiendo una órtesis de compresión controlada, el sujetador referencia 1194 de Anita Care. Este modelo puede ser colocado por el personal sanitario en el mismo quirófano, tras la operación y hace las veces de vendaje compresivo y terapéutico. También ayuda a fijar los implantes en el caso de cirugía plástica y a evitar la retención de líquido linfático mediante una compresión moderada y uniforme.


Las complicaciones locales (hematomas, edema de la mama, seroma, alteraciones cutáneas), la valoración del dolor, la limitación del movimiento del hombro, la facilidad de uso, el grado de comodidad, la satisfacción estética y la calidad de vida fueron los aspectos analizados por las pacientes durante el estudio. En todas estas variables, el estudio ha demostrado que el uso de órtesis mejora la calidad de vida de las pacientes y los resultados de la operación. Las complicaciones generales totales fueron significativamente menores en el grupo que utilizó órtesis frente al que fue tratado con apósito. En conclusión, el estudio ha demostrado que “el uso de una órtesis de compresión controlada en el postoperatorio inmediato de la cirugía conservadora del cáncer de mama, frente al uso del apósito clásico, reduce del 32 al 15% la incidencia conjunta de complicaciones postquirúrgicas y mejora la calidad de vida de la paciente en términos de comodidad y manejo del dispositivo”, según se extrae de las propias conclusiones del estudio médico.