Búsqueda de producto

Copas grandes

5 mitos sobre las copas grandes

Hay muchas "leyendas" que dicen que una mujer con grandes pechos no puede hacer deporte... o que sólo puede llevar sujetadores de "abuela". ¡Qué cosas! Descubre con Anita los 5 mitos sobre las copas grandes y verás qué es verdad y qué no.

Mito 1: Las mujeres con pechos grandes sólo pueden llevar sujetadores de "abuela"

Todavía hay quien piensa que un sujetador para copas grandes es feo, con tirantes anchos y como de persona mayor. ¡No se puede estar más equivocado! Nuestros sujetadores tienen toda una estructura de apoyo en la espalda y dentro de la copa para poder crear formas más atractivas y juveniles hasta en las tallas más grandes.


Mito 2: Las mujeres con grandes pechos no pueden llevar sujetadores sin tirantes

Esto es otro mito más. Por ejemplo, con nuestro sujetador Padded Basic de Rosa Faia disponible hasta la copa G, puedes usar tus camisetas y vestidos favoritos sin tirantes sin miedo a que se salga el pecho o se caiga. Su maravillosa estructura de soporte garantiza que hasta los pechos más grandes quedan sujetos.

Mito 3: Es imposible hacer deporte con pechos grandes

Sobre todo cuando se realiza un deporte de alto impacto como el running o la equitación, los pechos se mueven y mucho más si los pechos son de gran tamaño. Sin embargo con nuestros sujetadores de la línea Anita Active ya no habrá problema ninguno. Sujetan y comprimen el pecho para que no moleste mientras se practica deporte.


Mito 4: Llevar bikini a la playa es una tortura

¿No quieres llevar bikini a la playa o piscina porque piensas que se puede resbalar o que el pecho se pueda salir? Con los modelos de baño de Anita y Rosa Faia no tendrás ese problema. Se adaptan como un guante y están disponibles hasta en las copas más grandes, para que ninguna mujer se quede sin su bañador o bikini en esta temporada.


Mito 5: ¿Mis pechos son simétricos?

Normalmente los dos pechos no son iguales ni simétricos. Y no sólo eso, pueden variar de tamaño en función de muchas causas como el periodo u otros factores hormonales. Así que no te preocupes... ¡es perfectamente normal!