Búsqueda de producto

Bañadores

Llevar bañador está de moda

Muchas veces tendemos a pensar que llevar bañador es cosa de personas mayores y que es aburrido... ¡pero no es cierto! Los hay disponibles en miles de formas y colores para escoger el que más te guste y el que mejor te siente.

Desde el print animal más actual a los estampados florales o geométricos, en Anita y Rosa Faia tenemos la combinación ganadora para ir a la playa o piscina siguiendo las últimas tendencias de las pasarelas y redes sociales.

Anita y Rosa Faia tienen bañadores para todos los gustos: desde tirantes más anchos hasta incluso ¡sin tirantes! Muchos además van reforzados con copas interiores para asegurar que tu pecho esté muy bien sujeto y darle una forma bonita y atractiva.

El efecto moldeador del bañador

Bañadores deportivos

Cada vez más, existe mayor demanda de bañadores deportivos para la piscina o incluso deportes de playa. Los tejidos deben ser fuertes, firmes y deben sujetar el pecho sin oprimirlo.

El tejido ideal es de microfibra de calidad, con secado rápido y no muy fino para que no se transparente, pero no muy gordo para que no sea incómodo llevarlo puesto.

Con tirantes ajustables para asegurar la adaptación a tu cuerpo, en algunos modelos incluso puedes cruzarlos para que tengas libertad de movimientos al nadar.

Las rayas laterales y las partes "color block" además aportan un toque divertido y moldeador a tu cuerpo.

Historia del bañador

La historia del bañador se remonta al siglo XIX. Gracias a la recuperación de varias industrias relacionadas con el deporte acuático y el baño recreacional, a mediados del S.XIX se desarrolló más intensamente la cultura del baño y del bañador. Al principio eran fabricados con materiales pesados como la franela o la sarga y cubrían todo el cuerpo hasta más de la rodilla.

Ya a principios del S.XX se probaron otros materiales como la lana y el algodón para los trajes de baño, pero también eran muy incómodos ya que cuando se mojaban pesaban mucho y tardaban bastante en secarse.

En la década de los 50 se comenzó a utilizar hilo de nylon con muy buenos resultados. Ya en los 60 apareció el bikini, el cual desplazó al bañador en términos de moda y preferencias del público.

Sin embargo el bañador está de vuelta con fuerza. Está más de moda que nunca gracias a sus colores vibrantes, sus formas favorecedoras y su comodidad.